Adaptaciones a la situación actual

Este curso se anuncia con muchas incertidumbres para todos. Queda claro que necesitamos estas clases de Yoga, ahora quizás más que nunca, anhelamos esa paz y esa tranquilidad de otros tiempos. Así, entre todos iremos definiendo las bases para poder seguir funcionando, garantizar nuestra seguridad y crear un ambiente agradable para la práctica.  Aquí van unas primeras modificaciones que tendremos que tener en cuenta.

 

Muchas gracias por leerlas y tenerlas en cuenta. Cualquier sugerencia es bienvenida, ponte en contacto conmigo para hacérmela llegar.

 

 

  v Las clases se reducen a 1h15

 

v Tiempo suficiente entre clases para ventilar (disponemos de dos ventanas para hacer corriente con la puerta de entrada) y desinfectar los puntos clave.

 

v Entrada y salida sin solapar grupos.

 

v Siempre que podamos practicaremos con las ventanas abiertas. En invierno, trataremos de abrir las ventanas varias veces durante la clase para renovar el aire (ventilación constante).

 

v Esterillas distanciadas entre 1,5 y 2 m: así los grupos se reducen a 6 personas.

 

v Tendremos a tu disposición gel desinfectante de manos.

 

v El uso de la mascarilla durante la práctica es opcional y podemos contemplarlo como una opción (obligatorio desde la entrada hasta la esterilla y en el espacio vestuario). 

 

v Es necesario traer tu propio material: esterilla, manta y cojín o taco para la meditación. 

 

v En la medida de lo posible, ven ya con lo puesto y trae lo mínimo indispensable para no saturar el espacio vestuario.

 

v Trataremos de reducir al mínimo el uso del baño.

 

v Muy a mi pesar, tengo que ponerme más estricta con el aforo y la flexibilidad de asistencia a las clases:

 

    v   No hay bonos, ni clases sueltas, ni se puede recuperar en otro horario diferente al tuyo.

 

    v Es necesario comprometerse con un solo grupo y mantenerse fiel a ese horario. 

 

    v Si vienes un solo día a la semana, tienes que especificar cuál

 

 

v Podemos ofrecer una opción para la persona que quiera recuperar: esperar en la puerta hasta el inicio de la clase para ver si hay alguna falta, pero no te puedo garantizar que vayas a tener sitio.